NUTRICIÓN DE SERES VIVOS.
Con cada movimiento que realizamos en nuestra vida diaria como reir, llorar, gritar, consumimos energía. A medida que crecemos vamos desarrollando actividades diferentes. ¿Alguna vez se preguntaron de dónde obtenemos la energía necesaria para vivir y cómo hacemos para utilizarla para cumplir con nuestras necesidades?
Este sitio está pensado para responder ésta y otras cuestiones que tienen que ver con los sistemas de nutrición de los seres vivos, el modo de obtener los nutrientes necesarios y qué sistemas participan para cumplir con esa función.
No todos los seres vivos toman los alimentos del medio, como los animales y las personas. Las plantas además de producir su propio alimento, son indispensables para nuestra vida ya que proveen el oxígeno que respiramos.
Las plantas son organismos autótrofos. Gracias a la presencia de una organela especializada de la célula vegetal llamada cloroplasto, puede cumplir con el proceso de elaboración de su propio alimento denominado fotosíntesis.
En la fotosíntesis se fabrica un azúcar llamado glucosa que ingresa a la planta a través de estructuras en forma de poro llamadas estomas. La energía necesaria proveniente del sol la absorbe la clorofila. Así la energía que al principio es lumínica se transforma en química. En este proceso la planta libera oxígeno. Para realizar el proceso necesitan agua que la planta toma del suelo a través de sus raíces y las distribuye a todas sus partes a través de vasos encargados del transporte de manera que cada célula reciba la fuente de materia y energía para vivir.
Así como las plantas se adaptaron y desarrollaron estrategias para adaptarse al medio en el que viven, los animales también tuvieron que hacerlo ¿Cuáles son las estrategias y adaptaciones que desarrollaron para la supervivencia en el ambiente y la obtención de alimentos?
Todos los animales son heterótrofos, es decir que deben buscar su propio alimento.
La necesidad de obtener alimentos hace que los animales desarrollen comportamientos alimentarios y además cuenten con estructuras adecuadas para capturar y sujetar el alimento y con adaptaciones en sus organismos que le faciliten la nutrición.
Los herbívoros se movilizan y a veces lo almacenan, como la liebre de las montañas que guarda hojas para la época invernal. Algunos carnívoros se mimetizan con el medio para engañar a su presa, como el chita. Otros comportamientos curiosos son: el de las arañas, que preparan trampas para atrapar a su presa y el de los monos que obtienen el alimento valiéndose de un instrumento como las ramas.
Entre los vertebrados encontramos una gran diversidad de animales dotados de mandíbulas, dientes, garras, uñas y picos adapatados a capturar la presa.
Las dentaduras de los animales pueden ser de dos tipos: con piezas dentales iguales o con piezas dentales con diferentes formas. Los mamíferos roedores, que raspan el alimento, tienen dientes que crecen toda la vida. La zona bucal de los mamíferos también posee especificaciones como el hocico de los tapires y los cerdos.
Los reptiles poseen mandíbulas que, al poder separarse les permite engullir grandes presas. Las especies venenosas tienen dientes especializados para inyectar el veneno.
Las aves en cambio, no tienen dientes. Poseen picos de formas variadas de acuerdo a su dieta.
El hombre, al igual que el resto de los animales, incorpora a su organismo los nutrientes que se encuentran en los alimentos. De ellos obtiene materia y energía y le permiten tener un adecuado crecimiento, reparar los tejidos dañados y regular todos los procesos orgánicos. En todos los alimentos encontramos nutrientes, incluso en el agua. El proceso de nutrición es involuntario y depende directamente de los alimentos que consumimos. Mientras que la alimentación es un proceso consciente y voluntario y está delimitado por los gustos personales, los recursos económicos, los hábitos y hasta por las creencias en el caso de las personas.
La energía que aportan los alimentos se utilizan diariamente en las actividades que se realizan. En algunas de ellas se gastan más calorias que en otras, como la práctica de un deporte. Si se gastan más energía de la que se consume, el organismo almacena la que sobra. En cambio, si se gasta más de la que ingiere, el organismo recurre a las reservas y las utiliza.
Tanto el consumo desmesurado de alimentos ricos en enegía, como lípidos e hidratos de carbono, como el consumo insuficiente, pueden provocar serios problemas de salud y trastornos alimentarios.
Del aire también se extraen nutrientes. Dentro del cuerpo los nutrientes se combinan con el oxígeno y como resultado se obtiene la energía necesaria para poder realizar las actividades diarias. El proceso de combinación del oxígeno y los nutrientes se realiza en el interior de las células y se denomina respiración celular. Esta etapa de la nutrición está a cargo del sistema respiratorio.
Una etapa fundamental de la nutrición es la llegada de los nutrientes a las células y el retiro de los desechos que ellas producen, el vehículo en el que "viajan" estas sustancias es la sangre. Esta función de transporte es realizada por el sistema circulatorio que se conecta con otro sistema encargado de los desechos el organismo: el sistema urinario.
Los alimentos se modifican para poder ser asimilables para el organismo. Esto ocurre a través del proceso de digestión dentro del cuerpo, en un conjunto de órganos que conforman el aparato digestivo.
Además de las funciones de nutrición, los seres vivos se relacionan con el medio ambiente y se reproducen. Conforman la biósfera.